La tarta más buena del mundo...


...esto no lo digo yo, lo dice mi hija.
Así que este es el nombre que he elegido para comercializarla por todo el mundo mundial .
  
Es una tarta fácil y rápida de preparar, tiene buena presencia  y lo más importante es que está rica, así que en poco tiempo ya la he preparado en tres ocasiones. 
Para este tipo de tartas yo utilizo un molde que cuando desmoldas el bizcocho queda un hueco en el centro (ver aquí). Si no lo tienes puedes utilizar los clásicos moldes de aro; el procedimiento para estos moldes de aro será: en primer lugar se hace el bizcocho que solo tendrá un par de centímetros de altura, no lo desmoldamos y ponemos sobre el bizcocho ya frio la crema de queso-fruta y por último el glaseado final. 

NOTA: Yo he preparado dos con fresas y una con frutos rojos pero se puede preparar con otros tipos de fruta, eso si, la gelatina que elijamos tiene que ser la apropiada a la fruta .

(*) Ingredientes para el bizcocho de claras:
90 g de mantequilla sin sal
160 g azúcar granulada 
unas gotas de extracto de almendra  y vainilla 
180 g de harina todo uso tamizada 
3 cucharaditas rasas (5 ml) de polvo de levadura

3 cucharaditas rasas (5 ml) de Maizena (fécula de maiz)
pizca de sal

100 ml de leche
3 claras de huevo

Puedes colorear la masa

_Engrasa el molde y cubre el fondo con papel de horno. Precalienta  el horno (180˚C). Mezcla la harina, el polvo de hornear, la Maizena, la sal y tamiza. Bate con la varilla eléctrica la mantequilla y el azúcar hasta que espume. Añade los extractos y bate. Agregar la  harina alternando con la leche, comenzando y terminando con la harina. Mezcla suavemente hasta que se integre. En otro bol bate las claras de huevo hasta que estén espumosas, incorpora suavemente a la mezcla de harina utilizando en esta ocasión una paleta.
Hornea  de 20 a 30 minutos. Deja enfriar. 



_Para la crema de queso y fruta
Una terrina de queso cremoso de 250 g, 100 ml de leche condensada, 100 ml de fresas maduras trituradas con una cucharada de azúcar, 60 g de gelatina sabor frambuesa, 200 ml de nata.
Tritura la fruta con el azúcar, añade el queso y la leche condensada.
En un cazo calienta nata y añade la gelatina ( antes de pesar agita el paquete para que se reparta por igual los componentes que hay en su interior). Añade al preparado de queso.
Reparte la mezcla  en el hueco del bizcocho o sobre él si has elegido el molde de aro. Deja enfriar y reposar en la nevera por lo menos dos horas.
_Para el glaseado frutal
Un sobre de glaseado para tartas ( puedes encontrarlo en la sección de levaduras del Lidl), 100 ml de fresas trituradas y pasadas por el tamiz (colador) o si tienes licuadora licua fresas hasta  conseguir 100 ml , 100 ml de agua, 2 ó 3 cucharadas de azúcar y por ultimo un  par de gotas de aroma de fresa (opcional).
Disuelve los polvos del glaseado en el agua, y el zumo de fruta. Añade el azúcar. Pon todo en un cazo a calentar, Cuando empiece a espesar lo retiras del fuego y lo dejas templar unos  minutos y lo pones en una bolsa de alimentación a la que habrás hecho un pequeño agujero en una de sus esquinas  Decora la tarta a tu gusto dejando caer hilos de glaseado, bordea con coco rallado. 



(*) Para hacer la receta del bizcocho de claras "white cake recipe" he utilizado la que María nos enseña en su blog (AQUI).

Mucha salud para todos!!!