Mi terapia floral

  

Jornadas hospitalarias...marathon familiar.
Si todo pasa...por qué quedan algunas lágrimas que secar?
retazos de miedo?
 o de dolor?
Pero sí... la mente, el corazón, el alma misma tiene tanta capacidad de olvidar como de amar.

Mi terapia floral

Mirar flores en el campo, en el parque, en mi ventana o en cualquier rincón de esos poco iluminados de mi casa...un ramo o una simple flor me inspira tanto como la música o el mejor de los relatos. Su silenciosa armonía me llena por completo y paradójicamente... a la vez me vacía.

Esta semana os quería mostrar cómo a través de pequeños objetos como frascos de champú, por ejemplo, podemos preparar adornos florales con  flores y hojas que tengamos en el balcón o que podamos encontrar en el campo. Sin duda un bonito jarrón  o una simple copa de cristal son un acierto para presentar flores; pero también pueden resultar bonitos recipientes que tengamos por casa.


Para este primer arreglo he utilizado una gerbera que puedes comprar o coger de una maceta, unas hojas grandes de hiedra y un trocito de rama seca.
A un frasco de plástico de champú  le tienes que quitar la parte de arriba con un cúter o similar... con cuidadito!  


El siguiente recipiente es otro frasco de champú, de otro color, y el arreglo  es de flor de geranio,  un par de hojas largas que te gusten, las mías son de clivia, una tronco seco y una pequeña rama de florecillas del  parque.
Bueno estos son un par de ideas, las posibilidades son ilimitadas y por poco o nada de dinero.

               Felicidades a todas las mujeres que se sienten madres tengan o no tengan hijos.
El amor incondicional que guarda la mujer es tan inmenso e ilimitado que es imposible que solo se pueda desarrollar con la maternidad. Así que,  felicidades por ser mujer y compartir tu amor con el mundo que te rodea.

Con todo cariño...